miércoles, 18 de agosto de 2010

Premios Darwin

Foto: El cura de los globos iniciando el “viaje”

(fuente: internet)

“Hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana y de la primera no estoy seguro”.
Así sentenciaba Albert Einstein la enorme capacidad del ser humano de cometer estupideces; pero a pesar de establecer una relación tan clara entre la estupidez y la raza humana, fue Charles Darwin quien en 1985 sirvió para dar nombre a estos curiosísimos premios, los Darwin Awards.
Los premios en forma irónica, se basan en la teoría que la humanidad mejora genéticamente cuando algunas personas sufren accidentes, muertes o esterilizaciones, ocasionados por la estupidez humana, o como ellos dicen “por un error absurdo”.
Destacable es uno de los premios de 2008, el del cura de los globos. Un sacerdote brasileño, que para recaudar fondos para una buena acción, se atavió con 1000 globos de los de fiestas infantiles, llenos de helio y empezó a surcar los aires. El cura desapareció y nunca más se supo de él. Días más tarde se encontraron restos de globos en alta mar y algunos por la playa. Seguramente se fue a visitar a su jefe.
Otro de mis favoritos es el llamado "The Enema Within", según la cual un hombre murió por intoxicación etílica después de haberse introducido dos botellas de 1.5 litros de jerez por vía anal. Creo que este hombre entendió mal lo de “ponerse hasta el culo de alcohol”.
Que tengáis un feliz día, viajeros.

3 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Vaya, qué curioso...

A la cama no te irás
sin saber una cosa más.

Un beso.

podi dijo...

Seguro que fallar estos premios conlleva tener que decantarse entre cientos de miles de candidatos...

PODI-.

Manel Aljama dijo...

En la "uni" de mi época (snif) circulaba esta otra versoión: la tecnología (y la informática) es una lucha entre los ingenieros por crear más programas, mejores y más útiles por un lado; por el otro, la humanidad produciendo cada vez más imbéciles, estúpidos e inútiles; y va ganando la humanidad..."
Luego llegó el principio de Dilbert: el sueldo es inversamente proporcional a la competencia...
Muy buena tu aportación. Nos has dado una buena mirada irónica.